Paul Keres

Paul Pétrovich Keres nació en Narva (Estonia) el 7 de enero de 1916 y murió en Helsinki en 1975, víctima de un fallo cardiaco. Fue uno de los mayores ejemplos de talento natural para jugar al ajedrez. Aprendió a jugar a los cuatro o cinco años, observando cómo jugaba su padre, y aunque en sus primeros años no pudo enfrentarse a buenos jugadores por vivir en un pueblo, pronto destacó en su país. En 1934 ganó el campeonato estoniano. La primera vez que jugó en un torneo internacional fue como primer tablero del equipo estoniano en la olimpiada de Varsovia de 1935. En 1936, en el torneo de Bad Nauheim empató en el primer puesto con Aliojin. En 1937, en el torneo de Margate, superó al campeón del mundo y empató en el primer lugar con Fine. Ese mismo año ganó el torneo de Semmering Baden por delante de Fine, Capablanca, Reshevsky y Flohr. En 1938 brilló en las olimpiadas de Múnich. Venció en el torneo de AVRO de 1938 empatado con Fine, en el que jugaron los ocho aspirantes al título mundial más capacitados. Durante la década de los 30 Keres conmocionó al mundo del Ajedrez al vencer en sendas partidas a Capablanca, Aliojin y Euwe. Sin embargo, el comienzo de la segunda guerra mundial frustró un enfrentamiento con Aliojin.

Tras el pacto Ríbbentrop-Molotov (1940) Estonia, Lituania y Letonia quedaron absorbidas por la URSS. Keres Jugó el campeonato de la URSS en 1940, y el célebre torneo Leningrado-Moscú de 1941. Cuando las tropas nazis invadieron Estonia Keres jugó varios torneos en la Europa sometida. Debido a esto cayó sobre él el estigma de colaboracionista, por lo que sería vetado durante mucho tiempo en los torneos. Se ha especulado mucho sobre si las autoridades soviéticas no querían que se convirtiera en campeón del mundo. Al terminar la guerra la autocracia comunista le hizo firmar uno de esos documentos de autocrítica con los que el estalinismo humillaba a quienes destacaban, y fue «perdonado».

Tras la guerra Keres ocupó el tercer lugar en el famoso torneo de 1948 y fue segundo en los torneos de Zúrich 1953, Amsterdam 1956, Yugoslavia 1959, etc. Entre 1948 y 1965 intentó siete veces el asalto al campeonato del mundo, y siempre se quedó en los tramos finales: torneo de 1948 y los Torneo de candidatos de Budapest 1950, Neuhausen-Zúrich 1953, Amsterdam 1956, Belgrado 1959, Curazao 1962 y el de 1965, que jugó en Riga.

Hasta su muerte no perdió la costumbre de derrotar en partidas de responsabilidad a cuantos los campeones mundiales que se le pusieron delante: Botvínnik, Smyslov, Tal, Fischer, Spassky.

Keres tenía un estilo vistoso y personal, en el que predominaban las ideas de ataque, pero con un fino instinto posicional. El juego de Keres causó una profunda impresión en su época. Era una jugador agresivo, con una extraordinaria imaginación combinativa, lo que le valió el favor de los aficionados. Sin embargo, esta combatividad se fundamentaba en profundos conocimientos del juego de posición. Keres jugaba bien todas las fases de la partida y parecía encontrarse cómodo en todo tipo de posiciones. No tuvo rival en la comprensión de cada partida, pero nunca llegó a ser campeón del mundo. Lo único que se opuso en su camino fue él mismo. No podía controlar sus nervios en las situaciones límite, lo que le hacía cometer fallos en los momentos decisivos, alguna vez llegó a desmayarse de la tensión. Para muchos ha sido un campeón sin corona.

Campeonatos del mundo

Año: 1948
Ciudad: Den Haag (Holanda) y Moscú (Rusia)
Contrincantes: Cinco participantes; Botvínnik, Smyslov, Keres, Reshevsky, Euwe.
Resultado: Botvínnik 14 puntos, Smyslov 11 puntos, Keres 10,5 puntos, Reshevsky 10,5 puntos,
Euwe 4 puntos.
Campeón: Botvínnik

Frases célebres que se le atribuyen

  • «No se nace gran maestro. Se requiere años de estudio, de combate, de alegría y de penas».
  • «Quien nunca asume un riesgo, nunca ganará una partida de ajedrez».
  • «El ajedrez es una prueba de voluntades».
  • «La verdadera belleza del ajedrez consiste en una lucha elemental entre tendencias absolutamente diferentes… es la multiplicidad de los diversos estilos de las personalidades lo que confiere al ajedrez su atracción mágica».
  • «Estoy acerando mis nervios para la lucha del campeonato mundial».
  • «Una combinación no debe ser correcta al ciento por ciento para llevar al éxito».
  • «Tal disfruta con la excitación y las complicaciones que ponen los pelos de punta, y en esa clase de partidas sabe encontrar su camino mejor que nadie».
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s