Diane Arbus

Siempre en el arte ha habido una fascinación por los feo, lo desagradable, lo marginal, los excluidos, por poner ante la vista de los poderosos a esos que no quieren ver. Diane Arbus (1923 – 1971) explotará a fondo esta tendencia en fotografía.
Diane Nemerov nace en Nueva York. Hermana del poeta Howard Nemerov, a los 18 años se casa con Allan Arbus, también fotógrafo, y comienzan a trabajar para revistas de moda como Esquire, Vogue y Harper’s Bazaar. Diane Arbus toma clases con la fotógrafa austríaca Lisette Model.

La década de 1960, divorciada e independiente, comienza a visitar los barrios marginales de Nueva York. Allí retratará a los personajes más extravagantes: enanos, nudistas, travestis, prostitutas, etc. En 1967 monta, con gran éxito, la exposición «New Documents», lo que le abrirá las puertas para fotografiar a grandes celebridades como Norman Mailer, Mae West o Jorge Luis Borges.

En 1971, tras una larga depresión, Diane Arbus se suicida, pero su trabajo comienza a ser valorado internacionalmente, entrando en las grandes salas de exposiciones: la Bienal de Venecia o el MoMA de Nueva York.

Los temas favoritos de Diane Arbus son una extensión de la película Freaks (La parada de los monstruos) de Tod Browning. Se dedica a este tipo de personages marginales para sacarles toda su humanidad: gemelos siniestros, enfermos mentales, gigantes, familias disfuncionales, fenómenos de circo, etc. Con Diane Arbus nos miran directamente, desde el centro de la foto, con todos sus defectos, nos sostienen la mirada, y sentimos ante ellos un punto de asco, temor, compasión y vergüenza.

Diane Arbus no solo retrata personajes raros, también gente normal, pero en ese caso logra hacer que lo normal nos parezca aterrador y fuera de lugar. A diferencia de otros fotógrafos que tratan de buscar las expresiones naturales ella tratará de que la persona sea retratada y se muestre con su máscara.

Diane Arbus dispara casi siempre con flash, incluso en exterior. Fue pionera en el uso de flash de relleno, y su posición frontal marca todos los «defectos» de la persona retratada. a la cámara, lo que hace que el flash revele sus defectos.

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s