Valencia, cuna del ajedrez moderno

La tesis valenciana como cuna del ajedrez moderno

Scachs d’amor (1475)

La prueba definitiva del origen valenciano (español) del ajedrez moderno

De José A. Garzón
La génesis valenciana del ajedrez moderno, como también pasa en la historia del juego de damas (hechos estrechamente relacionados) se fortalece y cohesiona por tener inopinadamente los dos primeros eslabones del ajedrez moderno, y en forma documental: el libro de 100 problemas y diagramas, y el MS Scachs d’amor, 20 años anterior a él, y que se erige por tanto, en la mayor garantía no sólo del contenido del libro, sino de su propia razón de ser (la única ciudad del mundo donde única nunca podría imprimirse un libro de ajedrez medieval era Valencia, por la sencilla razón de que esta es la única ciudad de la tenemos plena certeza de que se practicaba ajedrez moderno desde dos décadas atrás).

De alguna forma, esta página, la más hermosa de toda la historia del ajedrez, no ha tenido el tratamiento que se merece. Cuando teníamos los historiadores independientes y honestos como el alemán Von der Lasa y los españoles Tolosa y Carreras, o Brunet y Bellet, faltaban las pruebas documentales y los estudios rigurosos que ineluctablemente dimanarían de ellas.

Los buenos tiempos empezaron, en realidad, en 1905 cuando el padre Ignasi Casonovas da la noticia del hallazgo, en la real capilla del palau de Barcelona, de un manuscrito de autoría colectiva de tres escritores, todos ellos valencianos, muy conocidos en la Valencia de las postrimerías del siglo XV: Francí de Castellví, Narcís Vinyoles y Bernat Fenollar. Este bellísimo poema valenciano que había permanecido inédito, por tanto, venía intitulado Scachs d’amor.

D. José Paluzie y Lucena, nuestro notable biógrafo y autor clave en la incipiente, entonces, historiografía española de ajedrez, fue el primero en destacar la importancia del MS para la historia del ajedrez, ya en 1912. A un hombre de su erudición y nobleza no se le escapan dos rasgos notabilísimos del texto valenciano: en él se encuentra la primera partidas con el reglamento moderno (dama y alfil con movimiento actual), y, además, se percibe que el cambio se cuece en esos momentos.

De los trabajos que se adjudican en la bibliografía es encomiable el de Ramón Miquel i Planas (1914), que además tuvo la prudencia y premonición de fotografiar íntegramente el poema (su archivo fotográfico se conserva en la biblioteca de Cataluña), paliando la terrible pérdida, episodio oscuro y poco estudiado, de la prodigiosa composición valenciana.

La versión oficial sugiere que pudo extraviarse (o destruirse) durante la guerra civil española. Con el trabajo de Ricardo Calvo (1999), que decodifica los tres planos superpuestos de expresión: el poético, el alegórico y el estrictamente ajedrecístico, el poema adquiere al fin su verdadera dimensión para la Historia del ajedrez.

Una obra reciente del gran holandés Govert Westerveld: «La reina Isabel la Católica: su reflejo en la dama poderosa de Valencia cuna del ajedrez moderno y origen del juego de damas» (2004), trabajo en el que he tenido el privilegio de colaborar, pone fin a una espera de más de 500 años que no parecía acabar nunca. Es la hora del reconocimiento.

La decisiva página de Scachs d’amor (1475) para la Historia del ajedrez, es la estrofa 54 con la descripción original del movimiento moderno de la reina o dama. Estamos en la fragua donde se está forjando el nuevo ajedrez, pues Fenollar no puede ser más explícito:

«Mas nostre joch de nou vol enremar se
de stil novell e strany a quien be.l mira»
(Nuestro ajedrez quiere engalanarse con un estilo nuevo y sorprendente)
Se refiere a la nueva pieza que, al igual que la reina Isabel se le otorga la espada, el cetro y el trono. En el margen derecho se describe el nuevo movimiento de la dama: Diu que la reyna vagie axi com tots, sino Cavall (Digo que la reina tenga el movimiento de todas las piezas excepto el caballo).
La primera partida de ajedrez moderno

Castellvi, Franci — Vinyoles, Narcis

Valencia 1475

Árbitro: Bernat Fenollar, que establece un reglamento de ajedrez moderno.

1.e4 d5 2.exd5 Dxd5 (el primer movimiento de dama en los anales del ajedrez) 3.Cc3 Dd8 4.Ac4 Cf6 5.Cf3 Ag4 6.h3 Axf3 7.Dxf3 e6 8.Dxb7 Cbd7 9.Cb5 Tc8 10.Cxa7 Cb6 11.Cxc8 Cxc8 12.d4 Cd6 13.Ab5+ Cxb5 14.Dxb5+ Cd7 15.d5 exd5 16.Ae3 Ad6 17.Td1 Df6 18.Txd5 Dg6 19.Af4 Axf4 20.Dxd7+ Rf8 21.Dd8++ (1-0) El primer mate de la historia de ajedrez con la nueva pieza, la dama, como protagonista.

En ella otorgamos una datación rigurosa, que ya se hacía necesaria, sobre la fecha de elaboración del poema: 1475-76. Se ha tenido en cuenta el estilo de los poetas, el contexto histórico y biográfico, y por supuesto, la parte técnica. En todo esto hemos de agradecerle los consejos y la ayuda al Catedrático de Filología catalana de la universidad de Valencia, Antoni Ferrando, un verdadero experto en la cuestión, y siempre presto a ayudarnos en defensa de nuestra cultura.

En esta última investigación han aflorado, tras muchos años de trabajo, algunos rasgos decisivos del poema. Aquí tan sólo puedo pergeñar mínimamente algunos de ellos.

1.- En el poema se reiteran una y otra vez las muevas reglas, insistiendo que la nueva forma de jugar es novísima, por lo que la datación del poema, 1475, es, así mismo, la del nacimiento del ajedrez moderno.
2.- Bernat Fenollar, tal vez el más experto ajedrecista de los tres poetas, no proporciona un verdadero reglamento del ajedrez moderno. Algunas de cuyas normas nos indican que el ajedrez de la dama es novísimo y todavía en fase de desarrollo.

3.- El texto donde se instaura el ajedrez moderno apuna explícitamente hacia la nueva monarquía española y a los años 1475-76 con la reina Isabel la Católica dotada de una voluntad férrea, y muy especialmente de un inmenso poder. Es decir, se confirma plenamente la fecunda idea de Westerveld de que el referente de la gran revolución que sufrió el ajedrez, y cuyo corolario fue el nacimiento del juego de damas (también valenciano, algo que no puede ser casual), fue la gran dama de la vida española: la reina Isabel la Católica.

4.- Los poetas Fenollar, Vinyoles y Castellví afirman claramente que ellos han creado la Reina. Este argumento, en sí mismo, nos exonera de buscar el origen en otra parte.

La asociación Valencia cuna del ajedrez moderno

Nacida al amparo de 20 años de investigación de las que se fundamenta y nutre, su razón de ser radica en la definitiva instauración, con todas las consecuencias y privilegios que ello conlleva, de Valencia, y por ende nuestro país, España, como lugar de nacimiento del ajedrez moderno.
En el siglo de oro valenciano florecieron los dos primeros documentos que dan carta de naturaleza y desarrollo al ajedrez moderno: Scachs d’amor (c. 1475) notable y bello MS donde se escribe por primera vez en la historia del ajedrez el movimiento de la reina o dama y en términos inequívocos, de ahí su importancia y grandeza, de que el nuevo ajedrez se ha creado en Valencia, y el decisivo tratado de Francesch Vicent, el «Llibre dels jochs partitis dels scachs en nombre del 100» (Valencia 1495), primer tratado técnico impreso sobre ajedrez, con una colección de 100 problemas, cuya razón de ser era instaurar y divulgar por todo el mundo el ajedrez moderno (hoy sabemos, con certeza casi absoluta, que 78 de esas composiciones se planteaban con las reglas del ajedrez moderno).

Origen y difusión del ajedrez moderno, algo encomiable, inaugurando desde España la Edad Moderna del ajedrez. Y desde luego que se difundió el ajedrez de la dama ya que los tratados posteriores de Lucena (1497) y Damiano (1512) se han elaborado, en cuanto al ajedrez se refiere, nutriéndose de libro de Francesh Vicent. Aunque ha costado mucho tiempo y esfuerzo, librándose una partida injusta y desigual contra el destino y extraños intereses, hoy, al fin, se ha alcanzado el consenso necesario en esta cuestión, para orgullo de los españoles. Este es el parecer de la mayoría de los grandes historiadores contemporáneos: los malogrados Ricardo Calvo (España) y Chicco (Italia), Áverbach (Rusia), Westerveld y Monté (Holanda), Alió (España), Messenburg y Edre (Alemania), Eales (Inglaterra) y Markl (Portugal), entre otros.

Precisamente esta labor de reconocimiento y consolidación de este gran tesoro español, del que es tributario el devenir del ajedrez hasta nuestros días (los cambios allí auspiciados ha permanecido 530 años después), el objeto primordial de nuestra asociación: Valencia cuna del ajedrez moderno, que está desarrollando importantes manifestaciones culturales en estos últimos años, en beneficio del ajedrez español.

http://www.valenciacunadelajedrezmoderno.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s