Cindy Sherman

Más allá de las fotografías millonarias, tiene dos entre las más caras del mundo, Cindy Sherman (1954 – ) es una fotógrafa fascinante, que explora el mundo femenino a través de ella misma, sin prejuicios, sin esa visión masculina y publicitaria de la mujer como objeto sexual.

Cindy Sherman nació en Glen Ridge (Nueva Jersey, EE UU), cerca de Nueva York, y creció en Huntington, Long Island, en una familia media, sin particulares inquietudes artísticas. Sin embargo estudió Bellas Artes. Allí se decantaría por las artes visuales, la fotografía y el cine.

En 1976 se instala en Nueva York y entra en contacto con el mundo artístico de la ciudad. Empieza a hacer autorretratos en los que se disfraza para recrear cuadros clásicos o fotogramas de películas. Es una serie conocida como Complete Untitled Film Stills (1977-1980). No son fotos espontáneas, si no que están llenas de artificio y teatralidad, cuidadosamente pensadas y compuestas para producir el efecto deseado.

En una época en la que la fotografía hecha por mujeres respondía al arquetipo sexual masculino Cindy Sherman rompe con eso. El desnudo femenino, como liberación feminista de la mujer, tampoco le interesa, su apuesta es más comprometida, más política, más de integración normal de la mujer en la sociedad y el mundo del trabajo.

No obstante, sus primera fotografías son modestas, como el ideal femenino de la época, peor a partir de la década de 1980 la cosa cambia, aparece el color, incluso muy saturado, aparecen las fotos de gran formato, y las poses se vuelven mucho más naturales, y menos condescendientes. Hacia finales de la década se vuelven más lóbregas, con un estética gótica, buscando lo feo y lo grotesco, un tanto surrealista. Estas fotos, muy diferentes a las de la primera época, no deja de traslucir el mismo espíritu de transgresión y rebeldía ante los convencionalismos de la imagen de la mujer.

Cindy Sherman continúa disfrazándose y recreando escenas para nosotros, para darnos una patada en nuestra imagen convencional de la mujer, de su papel en la sociedad, de su visión como objeto sexual. Las fotos más explícitamente sexualizadas no son de mujeres reales, si no de maniquíes. Recrea esas escenas famosas de películas, cuadros y revistas, y les de un sentido completamente opuesto al convencional, haciendo que nos replanteemos el mundo femenino.

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s