Gordon Parks

La fotografía es una arma cargada de futuro, si se me permite parafrasear a Gabriel Celaya. Gordon Parks (1912 – 2006) pensaba lo mismo. Decía: «Vi que la cámara podía ser un arma contra la pobreza, el racismo y otros males sociales. Supe en ese momento que tenía que tener una cámara». Fue músico, compositor, poeta, novelista, periodista, director de cine y activista por los derechos de los negros además de fotógrafo.

Gordon Parks nació en Fort Scott, Kansas (EE UU), en el seno de una familia de agricultores. Por su condición de negro tuvo que acudir a una escuela segregada, y fue desalentado para que siguiera una educación superior. Tras la muerte de su madre terminó por emigrar, en un tren de mercancías.

En 1937 vio una revista las fotografías de emigrantes de la FSA, se compró una cámara y empezó su aprendizaje con la fotografía. Consiguió que Frank Murphy, dueño de una tienda de ropa de señoras, le dejara hacer sesiones fotográficas. Allí conocería a Marva Louis, esposa del boxeador Joe Louis, que, impresionada por su trabajo, le convenció para que se instalara en Chicago y abriera un estudio.

En Chicago Gordon Parks comenzaría a documentar la situación de South Side, el gueto negro, y en 1941, tras una exposición, comenzaría a trabajar contratado para la Farm Security Administration (FSA). También trabajó en la Office of War Information de Wasignton, y como freelance para Vogue (Harlem), Stryker en la Standard Oil (New Jersey), y la revista Life.

En Life hizo reportajes desde la guerra de las pandillas de Harlem a las últimas colecciones de la moda de París. Allí se convenció del poder de la fotografía para influir en la opión pública, especialmente en aquella que no quería ver la realidad de los marginados de EE UU, la clase media de los blancos estadounidenses, y sus fotos se volvieron más políticamente comprometidas. Life encargaba a Parks reportajes que hubieran sido imposibles para un fotógrafo blanco, tales como la cobertura del movimiento musulmán negro y del Partido de las Panteras negras. Una de sus fotos, la del niño Flavio Da Silva, enfermo que vivía en una favela de Río de Janeiro, provocó tal revuelo que los lectores recaudaron 30.000 dólares para ayudarlo.

Gordon Parks también hizo retratos de líderes afroamericanos: Malcolm X, Stokely Carmichael, Muhammad Ali, los actores negros de Hollywood, y buena parte de sus estrellas más internacionales.

En la década de 1960 comenzó a escribir novelas, poemas y guiones cinematográficos, que acabaría dirigiendo en Hollywood. Su primera película «El árbol del aprendizaje» (1969) es autobiográfica.

Continuaría trabajando, incansablemente, hasta su muerte.

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s