¿Vale tanto tu opinión como la mía?

¿Vale tanto tu opinión como la mía? ¿Son todas las opiniones iguales? Es mi opinión, que no tiene por qué coincidir con la tuya, y la mía es tan válida como la tuya. Todas las opiniones son cuestionables.

Estos mantras se oyen en muchas, tertulias y muchos debates, de medio pelo, entre los opinadores oficiales, las columnas de opinión de los medios, y los expertos en todología que ahora pretenden llamarse analistas, sin saber hacer un análisis, si no pretendiendo colocar el mensaje del partido o la empresa de turno. Además, este tipo de reacciones se hacen para acallar la opinión de alguien que comienza no por adelantar cuál se su conclusión, si no por exponer cuáles son las razones que le ha llevado a ella.

Así que ¿valen todas las opiniones igual? Para poder responder a esta pregunta con fundamento primero debemos determinar qué es una opinión.

Según el DRAE opinión tiene dos acepciones:

  1. «f. Dictamen o juicio que se forma de algo cuestionable.» y
  2. «f. Fama o concepto en que se tiene a alguien o algo.»

De la que nosotros hablamos es de la primera, del dictamen o juicio que se forma de algo cuestionable. Hago ver que lo cuestionable no es el dictamen ni el juicio, lo cuestionable es la cosa sobre la que se dictamina; o dicho de otra manera el dictamen, la opinión sí puede ser cuestionable.

En inglés, en cambio, el diccionario Collins define opinión como:

  1. «juicio o creencia no fundada en la certeza o prueba»,
  2. «el sentimiento o la opinión predominante o popular: la opinión pública»,
  3. «evaluación, impresión, o estimación del valor o el valor de una persona o cosa»
  4. «una evaluación o resolución dictada por un experto: un dictamen médico»
  5. «el consejo dado por un abogado o un abogado en un caso sometido a él o ella para una vista sobre los puntos legales involucrados»
  6. «una cuestión de opinión ⇒ un punto discutible»
  7. «ser de la opinión de que ⇒ creer que»

Y en otros:

  1. «una creencia o juicio basado en información de la que no se puede estar seguro».
  2. «un punto de vista personal o de creencias.»
  3. «la expresión formal de un juicio profesional»

Vemos que en inglés la opinión es un juicio del que no se puede estar seguro, basado en información insuficiente, puntos de vista personales y creencias, una creencia subjetiva, resultado de la emoción y la interpretación de los hechos.

Para la filosofía la opinión es una afirmación sobre la que no se tiene certeza sobre su grado de verdad. La opinión, así, se asocia a juicios subjetivos.

Vemos, pues, que el concepto de opinión es un juicio sobre algo, pero ese juicio se puede hacer desde el a mí me parece, sin análisis alguno, hasta el dictamen de un experto que no puede determinar conclusión válida alguna por que no tiene todos los datos necesarios para llegar a una conclusión. Así que la pregunta se mantiene ¿vale lo mismo una que otra? ¿Vale lo mismo una opinión cuyo único sustento es una reacción emocional ante una noticia que otra de una persona que sopesa los pros y los contras?

En la formación de una opinión podemos encontrarnos con tres casos totalmente diferentes:

  1. La reacción emocional ante un hecho. Sin más criterio que el me gusta, o no me gusta. Una reacción que puede estar condicionada por experiencias previas, y sesgos que nada tienen que ver con el hecho en sí. No requiere ningún conocimiento específico.
  2. La plantilla. Me refiero a esas opiniones formadas según una ideología previa, perfectamente estructurada, y cuyas premisas se aplican al caso sin necesidad de analizarlo como tal, si no por estar encuadrado en un determinado ambiente. Aquí se requiere tener conocimiento de la ideología que se va a aplicar.
  3. El análisis, es decir, sopesar los hechos sin prejuicios, sin adelantar las conclusiones, aplicar los métodos de análisis que sean precisos y llegar a una conclusión aceptable aunque admitiendo que se puede haber errado por no haber podido hacer un análisis completo. Requiere el conocimiento experto de una ciencia.

Así que tenemos tres tipos de opiniones, las emocionales, que no requieren conocimiento alguno, las ideológicas que están llenas de pre-juicios y las analíticas, que no presuponen la conclusión.

Dígame, tras haber leído esto, ¿valen todas las opiniones lo mismo? ¿y puede opinar todo el mundo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s