Hoy he caído como un pardillo

Frecuentemente, y cada día creo que más que nada por amor de Dios, me encuentro discutiendo con personas que creen en las cosas más disparatadas, cosas que van en contra de fundamentos esenciales de la ciencia, cosas que no son ni mínimamente razonables. Hoy me voy a resistir en llamarlos magufos, porque no son personas iletradas que se creen cualquier chorrada; muy al contrario son inquietas, gentes que leen, que hasta tienen un punto de escépticos, pero que o bien les falla la base científica o bien tienen una visión romántica de la ciencia y el saber.

Discutir con una persona así puede llevarte, en un momento dado, a perder un debate. Uno no siempre sabe de todo, y ellos llevan la discusión a su especialidad, a aquellos temas que han estudiado y en los que se sienten cómodos. Son capaces de citar autores, estudios y documentos que yo, que jamás me he interesado por la cuestión, desconozco, y por lo tanto no soy capaz de refutar en el momento requerido. En ese momento, se sienten triunfantes: han podido con un escéptico recalcitrante.

Pero no canten victoria tan rápidamente. La ciencia, el saber científico, no entra en crisis por que en un momento dado yo me quede sin argumentos ante un tema que no domino. Ni que en alguna ocasión a mí, o a un grupo de escépticos, o a muchos, me (y nos) puedan engañar. La ciencia es un saber colectivo, un saber social, y es consistente más allá de un determinado debate.

Son típicas las falacias de autoridad. De pronto sale a relucir un científico, licenciado en no sé dónde, y que ha trabajado para no sé qué prestigiosa institución, pero que se fue porque no le dejaban desarrollar su teoría, o sentía que estaba engañando a la gente. Claro, yo, que no tengo ni puta idea de quién es ese tal científico, ni lo que dice, ni lo que hace, como buen escéptico me tengo que callar hasta no saber algo más de él. Pero siempre estará al rescate la comunidad científica que sí sabe quién es y por qué lo que dice no tiene consistencia.

¡Ah! Pero, entonces, la ciencia oficial. Esa casta de científicos oficiales que no quieren que surjan nuevas ideas por que entonces perderían su estatus. Nunca he entendido semejante argumento. Todos los científicos tratan de echar abajo las ideas preconcebidas para sustituirlas por otras más consistentes; pero no por cualquier otra, si no por nuevas ideas y teorías que sean capaces de explicar lo que explicaban las antiguas, más aquellas cosas que no eran capaces de explicar. La apelación conspiranoica a los tejemanejes de la ciencia oficial solo revela desconocimiento de cómo funciona la ciencia. Esta convicción es imposible de desmotar en un debate, ya que se trata de demostrar un negativo, que no existe una ciencia oficial cuyo cometido sea detener el avance de la investigación científica. A pesar de lo absurdo del planteamiento ese no es insuperable.

Afortunadamente para el típico: «la ciencia no lo sabe todo», tengo la respuesta perfecta: el reconocimiento. Cierto, si la ciencia lo supiera todo no habría nada que investigar; y ante la réplica: «pues que lo reconozca», viene el: «lo reconoce desde el mismo momento en que millones de científicos están investigando aquello que no conocen». Con este tipo de argumentos no me van a pillar nunca.

Pero entonces llega la anécdota, la carga de la prueba recae sobre quien afirma, los no sé cuántos casos y el a mí me funcionó; y claro, como uno es un escéptico de verdad y no conoce ni los casos ni tiene toda la información sobre las circunstancias de ese a mí me funcionó, no puede refutarlos.

Sí, lo sé, sé que con un estudio detallado por parte de un especialista todos ellos caerían uno por uno, que la ciencia seria viene en mi rescate, la ciencia tiene un método para llegar a un conocimiento fiable, eliminando toda subjetividad, pero va a llegar tarde; llevamos tres horas discutiendo y me esperan para cenar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s