Mijaíl Chigorín

Mijaíl Ivanóvich Chigorín nació cerca de San Petersburgo el 12 de noviembre de 1850 y murió en Lublin (Polonia) en el 25 de enero de 1908. Su importancia en la historia del ajedrez es muy grande, no sólo porque se le considera el fundador de la escuela rusa de ajedrez, sino por su la extraordinaria calidad de su juego. Sigue leyendo

Philippe Halsman

«Vi que el bigote de Dalí, de repente, le había llegado a las cejas, me di cuenta de que Dalí había saltado al vacío. El gran pintor se había convertido en el gran bigote de nuestros tiempos. Como fotógrafo me di cuenta de mi deber. Encendí el foco y durante tres horas fotografié los detalles y matices de su bigote». Así se expresaba el que ha sido, probablemente, el fotógrafo más decididamente surrealista del siglo XX: Philippe Halsman (1906 – 1979) Sigue leyendo

Rudolf Charousek

Rudolf Charousek nació en Bohemia en 1873 y murió en Budapest en 1900, con sólo 27 años y víctima de la tuberculosis. En su corta carrera ganó el torneo de Budapest de 1896, empatado con Chigorín, al que venció en el desempate, y por delante de Pillsbury, Janovsky, Schlechter y Tarrasch; el torneo de Berlín de 1897, por delante de Janovsky, Schlechter y Chigorín; y quedó segundo en el torneo de Colonia de 1898 detrás de Brun, y por delate de Steinitz, Schlechter y Janovsky, y empatado con Chigorín y Cohen.

Evolucionó desde un estilo romántico hasta el juego posicional de la escuela Moderna. Su temprana muerte evitó que se convirtiera en uno de los mejores ajedrecistas de la historia.

El chaturanga

El chaturanga es el antiguo ajedrez indio. Participan cuatro jugadores (chatur, cuatro; anga, partes) y se refieren a las cuatro secciones en los que se dividían los ejércitos indios de la época. Cada jugador disponía de un rey, un caballo, un elefante, un barco y cuatro peones, que se disponía de izquierda a derecha en cada una de las cuatro esquinas. Los movimientos se determinaban lanzando un dado. El poeta del siglo VII a.C. Bana hace referencia al chaturanga. Sigue leyendo

Jacobo de Cessolis

Entre 1300 y 1330 Jacobo de Cessolis, ajedrecista y dominico lombardo afincado en Génova, compuso en latín un Líber de móribus hóminum et de officiis nobílium súper lúdum scacchórum, repartido en cuatro tratados. En este libro, conocido como Ludus scacchórum o «Juego de Ajedrez», se explica la invención del juego, atribuyéndolas a varias leyendas, las piezas, los peones y los movimientos, tal y como hoy los hacemos. Todo el libro está impregnado de la analogía entre el ajedrez y la sociedad medieval. Para entonces hay está muy asentada la metáfora del ajedrez como reflejo de la vida, y de la sociedad. Hay que tener en cuenta que la sociedad medieval tiene un fuerte sentido guerrero.

El libro de Cessolis se publicó en España en 1549 (en Valladolid) con el título de «El juego del ajedrez o dechado de fortuna».

Hoy he caído como un pardillo

Frecuentemente, y cada día creo que más que nada por amor de Dios, me encuentro discutiendo con personas que creen en las cosas más disparatadas, cosas que van en contra de fundamentos esenciales de la ciencia, cosas que no son ni mínimamente razonables. Hoy me voy a resistir en llamarlos magufos, porque no son personas iletradas que se creen cualquier chorrada; muy al contrario son inquietas, gentes que leen, que hasta tienen un punto de escépticos, pero que o bien les falla la base científica o bien tienen una visión romántica de la ciencia y el saber. Sigue leyendo

Cecil Beaton

Cuando un fotógrafo como Cecil Beaton (1904 – 1980) nos dice que «el truco es el ingrediente principal» de su fotografía podemos pensar que nos engaña, porque el ojo poco avisado no lo ve, pero está ahí, creando atmósferas glamurosas que lo envuelven todo. Es como esos magos que crean mundos imposibles, sin que lleguemos a darnos cuenta de cómo lo hacen. Sigue leyendo

Pietro Carrera

Pietro Carrera fue un importante teórico y jugador de ajedrez italiano. Nació en Militello, Sicilia, en 1573 y murió en Mesina en 1647. Mientras cursaba estudios sacerdotales visitó muchas ciudades sicilianas. En 1597 conoce en Palermo a Paolo Boi, ya anciano. Fue nombrado capellán de Santa María de la Estrella en Militello. Conoce al príncipe de Pietraperzia y a su esposa doña Giovanna. Para complacerles escribe un poema en latín dedicado al ajedrez, que sólo se conserva en parte. Sigue leyendo