Gary Kaspárov

Gary Kimóvich Kaspárov nació el 13 de abril de 1963 en Bakú, la capital de la república rusa de Azerbaiyán. Sus padres son Kim Moiseyevich Wainshtein y Clara Shagenovna Kasparian (rusificado Kaspárova), son de descendencia judía y armenia respectivamente. El apoyo de su madre ha sido decisivo para la carrera de Kaspárov. Su leyenda dice que aprendió las reglas del ajedrez observando cómo sus padres resolvían problemas. Un día aportó la solución a uno de ellos. Sin embargo es difícil de creer que sus padres no le hubiesen enseñado las reglas elementales del juego a los seis años, como ha ocurrido con otros muchos ajedrecistas. Sus tempranos logros en el ajedrez le hicieron acreedor a una invitación para estudiar bajo el tutelaje de Mijaíl Botvínnik. Gary Kaspárov siempre ha reconocido sus dos mayores influencias en su carrera de Ajedrez: Alexánder Aliojin y Mijaíl Botvínnik.Botvínnik detectó de inmediato las capacidades de su nuevo alumno y apostó por él.

Kaspárov ganó el Campeonato Juvenil de la URSS a los 13 años, y lo repitió a los 14. Cuando contaba con solo 16 años de edad, su reputación en la Unión Soviética y Occidente había crecido a tal punto que no podía ya participar en torneos sin pasar desapercibido. El joven «Gárik», como era conocido en Rusia, y era considerado como un competidor formidable por jugadores más experimentados y maestros dentro de la URSS. Sin embargo, en los campeonatos mundiales de la misma categoría (en 1976 y 1977) no pudo pasar de la tercera plaza.

En 1978 jugó el Memorial Sokolsky, en Minsk. Ante jugadores destacados de la URSS ganó once partidas, perdió dos y empató tres. También se clasificó para la final del campeonato de la URSS, y quedó en mitad de la tabla, todo un éxito que se reflejó en la prensa.

En 1979 se le brindó la oportunidad de jugar el torneo de Banja Luka (Bosnia-Herzegovina) que incluía a 14 Grandes Maestros Internacionales muy fuertes. Aunque Kaspárov aún estaba por recibir su clasificación FIDE, ganó el torneo por un margen confortable (11,5 a 9,5) y se reafirmó como un contendiente serio para un futuro título mundial. Tras este éxito quedó tercero en el campeonato soviético, y en 1980 se proclamó campeón del mundo juvenil en la Dortmund (Alemania). Su actuación, ese año, en el campeonato de Europa de selecciones de Skara (Suecia) fue tan formidable (gano cinco partidas y sólo cedió unas tablas) que nadie pudo dudar desde entonces que era uno de los más grandes. Con estos triunfos, a los 17 años, recibió en título de Gran Maestro Internacional. En 1981 ganó el campeonato de la URSS. Kaspárov comenzó a defender los tableros del equipo olímpico de la URSS. Fue segundo tablero, el primero era el campeón del mundo, en las olimpiadas de Malta 1980 y Lucerna 1982.

En 1982 jugó el torneo interzonal que llevaba al campeonato del mundo. Ganó el torneo con punto y medio de ventaja y accedió al torneo de candidatos. Su primer rival fue Beliavsky, el vigente campeón soviético, y Kaspárov sólo necesito nueve de las diez partidas para adjudicarse el encuentro. Su siguiente rival fue Korchnoi, que había sido el aspirante al título mundial en las dos ocasiones anteriores. Este encuentro debía celebrase en Pasadena (EE UU) y las oligarquía soviética no le permitió ir (recuerden que es la época del mutuo boicot de las olimpiadas). Se negoció con la FIDE una nueva sede, con el consentimiento de Korchnoi, que a cambio pidió que la URSS le levantase el bloque en cuantos torneos quería participar. El encuentro tuvo lugar en Londres, y aunque fue muy disputado terminó ganando Kaspárov. Su último rival fue Smyslov, que a sus 63 años había llegado, un vez más, hasta la final de candidatos.

A los 21 años de edad, Kaspárov enfrentó a Anatoly Kárpov por su primer título Mundial. El encuentro se había pactado a seis victorias, y las tablas no contaban. El marcador se puso cinco a cero, pero cuando todos daban por perdido el encuentro comenzó una larga serie de tablas que exasperaban a Kárpov. Kaspárov anotó su primera victoria en la partida 32. Siguieron 14 tablas consecutivas. Kaspárov anotó su segundo punto en la partida 47 y el tercero en la 48. El marcador iba 5 a 3. Ambos jugadores estaban jugando un ajedrez brillantemente, pero tras 6 meses y 48 partidas, el enfrentamiento se suspendió. Alegando cansancio por parte de los dos jugadores el Presidente de la Federación Mundial de Ajedrez, Florencio Campomanes, repentinamente canceló la contienda sin coronar a un ganador. El encuentro se reanudó al año siguiente y Kaspárov venció a Kárpov proclamándose campeón mundial, un título que ha conservado durante más de 15 años consecutivos.

Entre 1984 y 1990 Kaspárov se enfrentó a Kárpov cuatro veces por el campeonato mundial. Kaspárov volvió a vencer a Kárpov otras 3 veces en sendos mundiales. El duelo entre estos dos titanes del ajedrez ha sido épico. Sus enconados enfrentamientos han popularizado el ajedrez en el mundo como no sucedía desde Fischer.

Kaspárov superó en diciembre de 1989 con 2795 puntos ELO, en el torneo de Tilburg, el récord de Fischer (2785 puntos ELO). Durante su reinado Kaspárov ha ganado más torneos de alto nivel que nadie, aunque dosifica mucho sus apariciones.

En 1993 Kaspárov y el aspirante británico Nigel Short abandonaron la FIDE y jugaron para una organización rival, la Asociación de Profesionales de Ajedrez (PCA); Kárpov jugó un encuentro autorizado por la FIDE contra Jan Timman, de los Países Bajos. Kaspárov y Kárpov ganaron sus respectivos encuentros y ambos reclaman el título de campeón del mundo. Se substanciaba, así, un cisma en el ajedrez que ha durado hasta el 2003.

Kaspárov defendió su título exitosamente de nuevo en 1995 al derrotar al joven estelar y talentoso de la India Viswanathan Anand.

El 17 de febrero de 1996, en Philadelphia, Kaspárov se levantó de una mesa de ajedrez satisfecho. Había derrotado a la supercomputadora Deep Blue de la IBM en última partida de una batalla de inteligencias que fue considerada la prueba más grande entre un hombre y una máquina. Kaspárov había ganado por un marcador de 4 a 2. Kaspárov había demostrado un control de estrategia mucho más allá de las tácticas de fuerza bruta y aplastantes de la máquina. Deep Blue podía calcular 100 millones de posiciones por segundo, pero carecía de la sensibilidad necesaria para apoderarse de la sutileza del juego posicional. El 11 de mayo de 1997, en una escena diferente, una nueva y mejorada computadora Deep Blue se impuso y finalmente derrotó a Kaspárov en la revancha por un marcador de 3,5 a 2,5.

Kaspárov ha escrito cuatro libros y se ha hecho acreedor al reconocimiento internacional como un prominente portavoz de reformas políticas, educacionales y sociales en Europa Oriental. También promociona fondos de caridad y ha creado la Fundación Kaspárov de Moscú (la primera fundación privada desde la Revolución) que gestiona parte de sus actividades filantrópicas. Kaspárov promociona el ajedrez en las escuelas, así como por Internet, y ha organizado la Academia Internacional de Ajedrez Kaspárov.

Kaspárov tiene un carácter hosco y hasta desagradable. El trato con él nunca es relajado. Su tremenda voluntad de ganar al ajedrez, que tantos éxitos le ha dado, se transmite al trato social, y hasta a su aspecto. Tiene un punto engreído, y ha llegado a considerarse el hombre más inteligente del mundo por su condición de campeón de ajedrez. No ha sabido evitar las excentricidades de un divo. Su apodo de «el ogro de Bakú» no responde sólo a su actitud ante el tablero, donde todo el que se sienta ante él cuentan que sienten su mirada y una fuerte presión psicológica. Tiene muy mal perder, y cuando esto sucede pierde los nervios delante de todo el mundo con demasiada facilidad. Por el contrario, cuando gana es el hombre más feliz del mundo. Con los años, y la asunción de que los jugadores más jóvenes están en condiciones de ganarle, su carácter se va dulcificando.

Campeonatos del mundo

Año: 1984
Ciudad: Moscú (Rusia)
Contrincantes: Kárpov contra Kaspárov
Resultado: 5 – 3
Campeón: Kárpov (5 ganadas, 3 perdidas, 40 empatadas, aunque no contaban)

Año: 1985
Ciudad: Moscú (Rusia)
Contrincantes: Kárpov contra Kaspárov
Resultado: 11 – 13
Campeón: Kaspárov (5 ganadas, 3 perdidas, 16 empatadas)

Año: 1986
Ciudad: Londres (Inglaterra) y Leningrado (Rusia)
Contrincantes: Kárpov contra Kaspárov
Resultado: 12,5 – 11,5
Campeón: Kaspárov (5 ganadas, 4 perdidas, 15 empatadas)

Año: 1987
Ciudad: Sevilla (España)
Contrincantes: Kárpov contra Kaspárov
Resultado: 12 – 12
Campeón: Kaspárov (4 ganadas, 4 perdidas, 16 empatadas)

Año: 1990, de diciembre a enero de 1991
Ciudad: Nueva York (Estados Unidos) y Lyon (Francia)
Contrincantes: Kárpov contra Kaspárov
Resultado: 12,5 – 11,5
Campeón: Kaspárov (4 ganadas, 3 perdidas, 17 empatadas)

Año: 1993, de septiembre a octubre.
Ciudad: Londres (Inglaterra)
Contrincantes: Kaspárov contra Short, por el título de la PCA.
Resultado: 12,5 – 7,5
Campeón: Kaspárov (6 ganadas, 1 perdidas, 13 empatadas)

Año: 1995. De septiembre a octubre.
Ciudad: Nueva York (Estados Unidos)
Contrincantes: Kaspárov contra Anand, por el título de Kaspárov PCA.
Resultado: 10,5 – 7,5
Campeón: Kaspárov (4 ganadas, 1 perdidas, 13 empatadas)

Año: 2000. De octubre a noviembre.
Ciudad: Londres (Inglaterra)
Contrincantes: Kaspárov contra Krámnik, por el título de la PCA
Resultado: 6,5 – 8,5
Campeón: Krámnik (2 ganadas, 0 perdidas, 13 empatadas)

Frases célebres que se le atribuyen

  • «No me gusta el juego de Tal, porque Botvínnik considera que no se puede ganar jugando como lo hace él, porque el ajedrez tiene sus leyes».
  • «Cuando Botvínnik jugo contra Tal, no hubo color en el primer match y eso fue absolutamente normal. Lo anormal fue su posterior derrota».
  • «Las piezas blancas y negras parecían representar divisiones maniquíes entre la luz y la oscuridad, el bien y el mal, en el mismo espíritu del hombre».
  • «Veo en la lucha ajedrecística un modelo pasmosamente exacto de la vida humana, con su trajín diario, sus crisis y sus incesantes altibajos».
  • «Ahora sabia que había entrado al país malvado, pero no conocía las reglas de combate».
  • «El ajedrez es inagotable! Se han jugado millones de partidas y se han escrito miles de obras, pero hasta ahora no existe fórmula universal ni método que garantice el triunfo. Al ir conociendo sus múltiples aspectos, uno empieza a sentir una gran atracción por este juego».
  • «En ajedrez mi palabra es cercana a la de Dios».
  • «La creatividad, imaginación e intuición más que la base del medio juego, son indispensables, así como el carácter firme; el triunfo llega solamente con la lucha».
  • «He tenido el mejor profesor particular que hubiera podido desear». (Se refiere a Kárpov).
  • «Está claro que Artur Yusúpov está peor, pero creo que juega para ganar». (Se refiere a la partida Brónstein-Yusúpov 0-1 (Argentina)).
  • «Quisiera dejar constancia de mi admiración por Kárpov, que luchó bravamente hasta el final. Yo he sentido su fuerza, moral y psicológicamente hablando». (Cuando fue campeón del mundo por primera vez).
  • «Cuando jugó 45…h5 no podía creer a mis propios ojos». (Última partida del match Kaspárov-Kárpov, Sevilla 1987 1-0).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s