¡He dado mate!

Parece imposible que los niños, cuando comienzan a jugar, dejen de comer el rey adversario y se te presenten con él en la mano diciendo: «¡he dado mate!». Esto me ocurrió con una niña que nunca había ganado ninguna partida. Un día comenzó a gritar —¡he dado mate!, ¡he dado mate!, ¡he dado mate! Cuando acudí a su tablero a ver qué pasaba pude ver que el rey al que había dado mate (el que tenía en su mano) era el suyo. Lo peor es que no pude convencerla de que ése era su rey y que no había dado mate y que la que había perdido era ella. Terminó la clase y se fue cantando: —¡he dado mate!, ¡he dado mate!, ¡he dado mate!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s