Robert James (Bobby) Fischer

Robert James Fischer, conocido normalmente como Bobby Fischer, nació en Chicago el 9 de marzo de 1943. En 1949 Bobby y su hermana Joan aprendieron juntos a jugar al ajedrez las instrucciones que venían en juego que les regalaron. A pesar de ser solo un niño de 6 años, su fascinación por el ajedrez fue en aumento y disfrutaba mucho con su progreso, al resolver las complejidades del juego. El 17 de enero de 1951 jugó una partida en simultáneas en contra del maestro Max Pavey pero perdió rápidamente. Pocas semanas después, Fischer se unió al Club de Ajedrez de Brooklyn dirigido por el Sr. Carmine Nigro, y rara vez faltó a las prácticas los viernes por la tarde en los siguientes años. En el año de 1953, Bobby Fischer jugó su primer torneo de ajedrez en el Club de Ajedrez de Brooklyn a la edad de 10 años, terminó en quinto lugar. En junio de 1955, se hizo miembro del Club de Ajedrez de Manhattan y muy pronto ganó los campeonatos de la Clase C y Clase B. Se le brindaba la oportunidad de competir en contra de los jugadores más fuertes del Club. Reshevsky dio una exhibición simultánea a la ciega en la cual Fischer derrotando al Gran Maestro. En julio Fischer ganó 2 juegos, empató 6 y perdió 2 en el Campeonato Juvenil de Ajedrez Rápido de los Estados Unidos en Lincoln, Nebraska. Fischer terminando en tercer lugar. En 1956 jugó el Trofeo Lessin J. Rosenwald, por entonces considerado el campeonato de EE UU oficioso, y logró la octava plaza. En marzo de 1957 jugó dos partidas contra el antiguo campeón mundial Max Euwe en Nueva York, empatando una partida y perdiendo otra. Sigue leyendo

Anuncios

Vicente Nieto Canedo

«En la vida todo es fotografía. El problema está en saber traducirlo». Vicente Nieto Canedo (1913 – 2013) fue un fotógrafo aficionado, porque nunca vivió de la fotografía, pero convirtió su afición en una pasión, y con ella miró, como nadie la realidad que le tocó vivir. Simplemente compró una cámara y se puso a hacer fotos a sus familiares y amigos. Era 1933. Sigue leyendo

Boris Spassky

Boris Spassky nació en Leningrado (San Petersburgo) el 30 de enero de 1937. Aprendió las reglas del ajedrez a los cinco años pero no comenzó a jugar hasta los diez años. Fue entrenado, en un principio por Vladímir Zak, y desde 1951 por Tolush. En 1949 pasó a ser candidato a maestro en la URSS. En 1955 hizo su primera parición, de 11, en el campeonato soviético, y obtuvo el tercer lugar. En ese mismo año, en el Interzonal de Gotemburgo se clasificó como Candidato. Sigue leyendo

¿Quién ha votado a Podemos?

Para que luego digan que no existe la ciencia infusa. Una de las cuestiones más candentes tras las elecciones al parlamento europeo del 25 de mayo del 2014 fue la sorpresa que dio una formación política recién formada, Podemos, que obtuvo 5 escaños gracias a sus 1.245.948 votos. Acto seguido, y cuando digo acto seguido quiero decir la misma noche electoral, algunos, sobre todo algunos políticos del Partido Popular (PP) ya sabían lo que había pasado, y eso que hasta que no dieron los resultados ninguno de ellos, ni de las encuestas, se había coscado de lo que iba a suceder. Sigue leyendo

Tigran Petrosian

Tigran Vartanóvich Petrosian nació en Tiflis (Georgia) el 17 de junio de 1929 y murió el 13 de agosto de 1984 en Moscú, de padres armenios. Fue en 1940 cuando sus compañeros del círculo de Pioneros le enseñaron el movimiento de las piezas. Aprendió a jugar estudiando los libros de Nímzovitch. Así se convirtió en un maestro de la profilaxis. Durante la segunda guerra mundial quedó huérfano, y el ajedrez le proporcionó las estabilidad psicológica necesaria para superar el trance. Poseía una intuición magnífica para detectar problemas y para jugar finales. Nunca fue un jugador que ganase muchas partidas. No solía ganar los torneos en los que participaba, pero en los encuentros individuales era imbatible. Sigue leyendo

Tipos de ciencia

Una de las cosas que más me llama la atención de todas las cosas que se estudian en la universidad es que, invariablemente, son ciencias. No puedo dejar de pensar que cuanto más tienen que justificar que son una ciencia menos ciencia son; y ya no digo nada si lo ponen en el nombre. ¡Hay una cosa que se llama Ciencias del Trabajo! Sigue leyendo