Emmanuel Lasker

Emmanuel Lasker nació el 24 de diciembre de 1868 en Berlinchen (un pequeño pueblo cercano a Berlín) y murió en Nueva York el 13 de enero de 1941, lejos de Alemania y la barbarie nazi. A los doce años se trasladó a Berlín para estudiar, bajo la tutela de su hermano Bertoldo. Fue un estudiante brillante, sin embargo cuando terminó el bachillerato no ingresó en la universidad inmediatamente. Había comenzado a obtener triunfos en ajedrez, lo que le permitía tener unos modestos ingresos gracias a los premios. En 1889 se dio a conocer en Alemania, en 1891 en Inglaterra y en 1893 en Estados Unidos. Lasker era doctor en filosofía, seguidor de Schopenhauer, autor de teatro, y un buen matemático (tiene escrito un libro sobre álgebra). Se doctoró en la universidad de Erlangen en 1900. En 1895 publica «El sentido común en ajedrez», una serie de conferencias en las que procura desvelar los principios fundamentales que rigen la partida de ajedrez. Se trata de un libro que aún sigue publicándose y del que los ajedrecistas de hoy pueden aprender mucho ajedrez, y que junto con su «Manual de ajedrez» es su libro más importante. Su estilo de juego es muy personal. Lo podríamos llamar «dialéctico» ya que trata de desequilibrar la posición no realizando siempre las mejores jugadas sino las más desagradables para el adversario. Esto hace sus lances arriesgados y teóricamente incorrectos, pero eleva la lucha psicológica al paroxismo, induciendo, con frecuencia, al oponente a cometer un error y la derrota.Lasker es uno de los más grandes jugadores de ajedrez de todos los tiempos. Se mantuvo muy por encima del panorama ajedrecístico de su época. Incluso tras perder el título mundial continuó triunfando en importantes torneos; hasta que cumplió los sesenta y siete años.

Sus partidas han sido profusamente analizadas. Hacía que su rival se sintiese incómodo jugando, encaminándole hacia posiciones que le resultaban desagradables o no sabía tratar. Su lucha se establecía tanto en el tablero como en lo psicológico. Escogía variantes inferiores, e incluso jugadas malas, para sembrar inquietud en el ánimo de su rival. Observaba a sus rivales para detectar cuándo estaban a disgusto con su situación en el tablero. No obstante, siempre tuvo recursos para remontar esas posiciones inferiores. Debido a esta práctica le acusaron de hipnotizar a sus rivales y hasta de utilizar la magia para ganar partidas.

Tras la victoria de Steinitz sobre Chigorín sólo Lasker se atrevió a retar al campeón del mundo. Lasker se desplazó a Estados Unidos en su busca. En esta época Lasker no tenía un currículum brillante. Solamente había tenido dos triunfos importantes, los torneos de Londres de 1892 y Nueva York de 1893. En los enfrentamientos individuales había derrotado a todos sus rivales excepto a Blackburne, aunque no eran de gran categoría. Por fin el encuentro se celebró y Lasker derrotó a Steinitz brillantemente, una derrota que se repetiría cuatro años más tarde y de manera más rotunda.

En diciembre de 1895 se organizó un torneo en San Petersburgo con el fin de buscar un aspirante al título mundial. Fueron invitados a este torneo Lasker, Steinitz, Pillsbury, Chigorín y Tarrasch, aunque este último renunció a jugar. El torneo lo ganó Lasker brillantemente, pero Steinitz quedó el segundo, lo que le daba derecho a jugar un nuevo encuentro con el título mundial en juego. Desgraciadamente Steinitz contaba ya más de sesenta años, y su salud no era muy buena por lo que Lasker se impuso con facilidad.

Tras su victoria definitiva frente a Steinitz la actividad ajedrecística de Lasker fue trepidante. Disputó otros ocho encuentros con el título mundial en juego, respectivamente contra Lasker contra Marshall, Tarrasch, Janovsky, Schlechter, Janovsky de nuevo y Capablanca, que por fin le venció en 1921, tras 27 años de reinado.

Además de los encuentros individuales, con o sin el título mundial en juego, ganó importantes torneos, como el de San Petersburgo de 1895-96, Nuremberg 1896, Londres 1899 y París 1900. En el torneo de San Petersburgo de 1914 terminó primero tras superar una desventaja de punto y medio, por delante de Capablanca. Lasker fue el primer maestro que demandó grandes sumas de dinero para mejorar la situación económica de los ajedrecístas. La tremenda inflación de la economía alemana en los años veinte, y la barbarie nazi, que le habían confiscado todos sus bienes por su condición de judío, le dejó arruinado y hubo de volver a competir. Ganó los torneos de Mährisch-Ostrau 1923 y Nueva York 1924, por delante de Capablanca, Aliojin, y fue segundo en el de Moscú de 1925, por delante de Capablanca. Durante los años siguientes de dedicó a la Filosofía y la enseñanza, pero en 1934 volvió a competir (ya tenía sesenta y seis años) en el torneo de Zurich, donde quedó quinto, y en el torneo de Moscú de 1935.

A lo largo de su dilatada vida deportiva Lasker se enfrentó muchas veces a los mejores jugadores de su tiempo. Al final jugaría 538 partidas oficiales, de las cuales ganó 309, perdió 62 y entabló 167.

Resultados de los principales encuentros de Lasker

Año Ciudad Adversario J G P T
1889 Leipzig Mieses 8 5 3
1890 Liverpool Bird 12 7 2 3
1890 Viena Englisch 5 2 3
1892 Londres Blackburne 10 6 4
1892 Londres Brid 5 5
1893 Kokomo Showalter 7 5 1 1
1893 Nueva York Ettinger 5 5
1894 Nueva York Steinitz 19 10 5 4 CM
1896 Moscú Steinitz 17 10 2 5 CM
1903 Brighton Chigorín 6 1 2 3
1907 Nueva York Marshall 15 8 7 CM
1908 Düsseldorf Tarrasch 16 8 3 5 CM
1909 París Janovsky 4 2 2
1909 París Janovsky 10 7 1 2 CM
1910 Berlín Schlechter 10 1 1 8 CM
1910 Berlín Janovsky 11 8 3 CM
1916 Berlín Tarrasch 6 5 1
1921 La Habana Capablanca 14 4 10 CM

Resultados en los principales torneos de Lasker

Año Ciudad J G P T Puesto
1889 Berlau 6 1-2
1889 Amsterdam 8 5 1 2 2
1890 Berlín 7 4 1 2 1-2
1890 Graz 6 3 1 2 3
1892 Londres 11 8 1 2 1
1892 Londres 8 5 3 1
1893 Nueva York 13 13 1
1895 Hastings 21 14 4 3 3
1895 San Petersburgo 18 8 3 7 1
1896 Nuremberg 18 12 3 3 1
1899 Londres 26 18 1 7 1
1900 París 16 14 1 1 1
1904 Cambridge Springs 15 9 2 4 2-3
1909 San Petersburgo 18 13 2 3 1-2
1914 San Petersburgo 18 10 1 7 1
1918 Berlín 6 3 3 1
1923 Marich-Ostrava 13 8 5 1
1924 Nueva York 20 13 1 6 1
1925 Moscú 20 10 2 8 2
1934 Zurich 15 9 4 2 5
1935 Moscú 19 6 13 3
1936 Moscú 18 3 5 10 6
1936 Nottingham 14 6 3 5 7-8

Campeonatos del mundo

Año: 1894
Ciudad: Nueva York, Filadelfia y Montreal
Contrincantes: Steinitz contra Lasker
Resultado: 7 – 12
Campeón: Lasker (10 ganadas, 5 perdidas, 4 tablas)

El encuentro comenzó el 15 de marzo de 1894 en Nueva York y continuó en Filadelfia y Montreal. El vencedor sería quien consiguiese primero diez victorias, y recibiría un premio de 2.500 dólares, y 750 para el perdedor. Las cuatro primeras partidas terminaron con dos victorias para cada uno. Pero a partir de aquí un Steinitz de 58 años encajó cinco derrotas consecutivas. En la décimo novena partida Lasker consiguió su décimo triunfo y el título mundial.

Año: 1896-97
Ciudad: Moscú (Rusia)
Contrincantes: Lasker contra Steinitz
Resultado: 12,5 – 4,5
Campeón: Lasker (10 ganadas, 2 perdidas, 5 tablas)

Año: 1907
Ciudad: Nueva York, Filadelfia, Menfis, Chicago y Baltimore (Estados Unidos)
Contrincantes: Lasker contra Marshall
Resultado: 11,5 – 3,5
Campeón: Lasker (8 ganadas, 0 perdidas, 7 tablas)

Frank Marshall se enfrentó a Lasker en 1907. Era famoso por sus ataque vehementes, y sus combinaciones, no del todo correctas. El encuentro de pactó a ocho victorias y Lasker le aplastó por ocho a cero.

Año: 1908
Ciudad: Düsseldorf y Múnich (Alemania)
Contrincantes: Lasker contra Tarrasch
Resultado: 10,5 – 5,5
Campeón: Lasker (8 ganadas, 3 perdidas, 5 tablas)

En 1908 se celebró el encuentro contra Tarrasch, que era el encuentro que todos los aficionados esperaban, ya que consideraban que este era el único rival que podía ganar a Lasker.

Año: 1909
Ciudad: París (Francia)
Contrincantes: Lasker contra Janovsky
Resultado: 8 – 2
Campeón: Lasker (7 ganadas, 1 perdidas, 2 tablas)

Janovsky era un polaco que se había establecido en París. Su estilo era brillante, a la manera de Morphy, pero su derrota fue rotunda.

Año: 1910
Ciudad: Viena (Austria) y Berlín (Alemania)
Contrincantes: Lasker contra Schlechter
Resultado: 5 – 5
Campeón: Lasker (1 ganadas, 1 perdidas, 8 tablas)

Karl Schlechter era considerado como el rey de las tablas, por su sólido juego. Lasker tuvo grandes dificultades y sólo lo pudo empatar.

Año: 1910
Ciudad: Berlín (Alemania)
Contrincantes: Lasker contra Janovsky
Resultado: 9,5 – 1,5
Campeón: Lasker (8 ganadas, 0 perdidas, 3 tablas)

Lasker se volvió a enfrentar a Janovsky. Tras esta serie Lasker estuvo once años sin poner su título en juego, claro que es la época de la primera guerra mundial (1914-1918), y la actividad ajedrecística había caído notablemente.

Año: 1921
Ciudad: La Habana (Cuba)
Contrincantes: Lasker contra Capablanca
Resultado: 5 – 9
Campeón: Capablanca (4 ganadas, 0 perdidas, 10 tablas)

Frases célebres que se le atribuyen

  • «Cuando hago jaque al rey no me da miedo ningún jugador».
  • «La cosa más difícil en ajedrez es ganar una partida ganada».
  • «El buen observador lo puede resistir casi todo. La mejor manera de jugar bien en los finales es fijarse».
  • «Cuando el rey de sus rivales no se encontraba en peligro, Aliojin jugaba sin entusiasmo. Su fantasía se encendía cuando peligraba el rey».
  • «No estoy jugando con peones blancos o negros, sin vida. Juego con seres humanos de carne y sangre».
  • «Cuando un fuerte maestro piensa hora y media una jugada, creo que no me conviene hacer lo que él desea».
  • «En el tablero de Ajedrez luchan personas y no figuras».
  • «El Ajedrez es lucha».
  • «Reti ocupa una posición de la máxima categoría entre los autores de estudios y pertenece al rango de los pocos compositores geniales del milenio que conoce el ajedrez europeo».
  • «Si quieres divertirte en una partida haz un apertura abierta, pero si quieres ganar hazla cerrada».
  • «La diferencia entre un maestro y un buen aficionado no radica precisamente en lo más fundamental. El buen aficionado tiene a menudo un gran concepto del ajedrez, posee el sentido cabal de la estrategia y en líneas generales ve igual que un maestro. Sabe dónde esta un punto débil y cómo debe planearse la maniobra ganadora. Pero se equivoca en la concatenación de las jugadas. Las traspone y malogra oportunidades valiosísimas».
  • «Carece de la pasión que hacer hervir la sangre». (Refiriéndose a Tarrasch).
  • «Por supuesto que Anderssen prefirió 19.Tac1 a 19.Ae4; aquélla es la jugada de un artista, y ésta, la de un carnicero». (Se refería a la partida Anderssen-Dufresne: La Siempreviva).
  • «Se espera tal vez demasiado de el y es sencillo vencerle». (Se refería a Capablanca).
  • «Aliojin puede obtener un buen resultado contra Capablanca si el encuentro no se celebra en La Habana».
  • «En los finales mantuvo por largo tiempo la reputación de no tener igual. Llegado a un final donde tenga una ventaja ganadora, por pequeña que esta sea, se puede contar casi con certeza que gana el juego. Muy pocas victorias se le han escapado en los finales. En cambio, si lleva la peor parte, su adversario no puede permitirse la libertad de concederle el menor chance».
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s