Qué pasó en la Castellana el 11 de julio del 2012

Tras años de crisis y un gobierno de España cerril que incumple los compromisos firmados con la minería el conflicto ha ido subiendo de tono. Hay disturbios en todas las comarcas mineras, se ha organizado una marcha a pie desde las cuencas mineras de toda España hasta Madrid. Esta marcha negra, la segunda (la primera había tenido lugar 20 años antes) había sido recibida en olor de multitudes la noche anterior. Llenos de emoción llegaron a la plaza de Sol, con los cacos iluminados y miles de personas haciéndoles pasillo. Pero la gran manifestación de apoyo era al día siguiente, y muchos de los habitantes de las comarcas mineras nos acercaríamos para participar en ella.

Salimos a eso de las cuatro y media de la madrugada del pueblo. Solo del alto Bernesga (Villamanín, La Pola de Gordón [con Ciñera y Santa Lucía] y La Robla) salieron 9 autobuses (numerados) llenos hasta los topes. Temí quedarme en tierra. Siempre me parecen exageradas las cifras de manifestantes y autobuses que se dan, pero los 500 que decían, entre toda España, esta vez son muy posibles.

Cuando llegamos a Madrid no puedo decir cuánta gente había, yo no pude llegar a la cabecera, era materialmente imposible. Tuvimos que hacer pasillo a los de la Marcha Negra, y era gente por todas partes, no solo en el carril central. Ni vi la cabecera ni vi el final de la manifestación a pesar de las horas que pasé haciendo fotos para arriba y para abajo.

Toda la manifestación se desarrolló de manera pacífica, festiva y reivindicativa. No hubo ningún tipo de destrozo ni de enfrentamiento con nadie. Pero la llegar a la altura del Ministerio de Industria las cosas cambiaron. Los antidisturbios, a pesar de que no había pasado nada en la manifestación, eran muy visibles. Algo así como media docena de chavales y algunos relacionados con la minería comenzaron a tirarles comida, botellas de agua y piedras, y cuando respondieron disparando pelotas de goma también se les tiró petardos y bengalas.

Ellos estaban parapetados detrás de unas vallas a unos 15 metros de distancia tras sus escudos. No corrían absolutamente ningún riesgo, por más que algunos lograran derribar las vallas. Y en ese momento comenzaron las cargas. Salieron cargando y haciendo retroceder a los que les estaban tirando cosas, pero en lugar de pararse entraron en la Castellana, el resto de los manifestantes apenas nos movimos y de repente se encontraron rodeados de gente que los increpaba, al principio de lejos, pero al poco casi en la cara.

Este señor que está en el suelo simplemente fue arrollado porque no pudo correr lo suficientemente rápido.

El resto fue todo un despropósito. Los antidisturbios de Madrid no tienen ni puta idea. No se cargaba contra manifestantes que estuvieran destrozando cosas ni atacándolos, como mucho se los increpaba, se cargaba, únicamente, para poder salir del avispero en el que se habían metido. Se cargaba por el lado más débil para salir de allí, o esperaban a que otros de sus compañeros vinieran a rescatarlos. Ahí es donde hubo los heridos civiles y los ataques de ansiedad, los que yo vi personas mayores, niños y mujeres que se habían quedado atrapados entre carrera y carrera.

Yo vi como sacaban de la Castellana a tres personas en camilla, pero no las sacaban las ambulancias, las sacaban los manifestantes porque las ambulancias se negaban a entrar, y no es de extrañar, la policía cargaba a pocos metros de los heridos que estaban siendo atendidos. En una ocasión, que yo viera, casi cargan contra un grupo que estaba atendiendo a una mujer tendida en el suelo. Sólo se detuvieron cuando vieron al médico levantarse para decirles que pararan.

Los detenidos, yo vi cómo detenían a cuatro, no hacían otra cosa que increpar a los antidisturbios. Eran niños insultones, estoy casi seguro de que alguno de ellos menor de edad, a los que el jefe del grupo se le cruzaba el cable y decía «a por este», y se le abalanzaban todos para detenerle. Me gustaría saber cuántos llegaron a pasar a disposición judicial, o simplemente los detuvieron para sacarlos por la otra puerta pero poder decir que habían hecho detenciones. De eso, de ir de repente contra uno que les está gritando a pocos metros hubo mucho, pero en la mayoría de los casos se tuvieron que contener porque al gente se les echaba encima.

En definitiva. Si la presencia de los antidisturbios no hubiera sido tan llamativa, no hacían falta, si hubieran aguantado, parapetados como estaban, o si simplemente hubieran cargado hasta las vallas para ahuyentar a los mayores alborotadores no hubiera pasado nada, pero se metieron en una guerra, rodeados de gente que no hacía otra cosa que increparles y su único objetivo, desde entonces, fue defenderse a sí mismos.

En este vídeo podéis ver cómo, rodeados, los antidisturbios tienen que salir cargando. La escena del final del vídeo corresponde con su situación antes de empezar a cargar.

P.D.: Mientras sucedía todo esto en el Congreso es estaba, de nuevo, atacando a los derechos de todos. Se subía el IVA, se recortaba el sueldo de los funcionarios, y se les quitaba la paga de Navidad, y se recortaba la prestación por desempleo con el argumento que los parados son unos vagos que solo se ponen a buscar trabajo cuando se les acaba la prestación. En ese momento una diputada del PP, Andrea Fabra, hija del corrupto Carlos Fabra, dijo: «¡qué se jodan!»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s