Principios elementales de composición: El espacio

La sensación de espacio es uno de los grandes problemas al pasar de una realidad en tres dimensiones a una representación en dos dimensiones. Es una de las preocupaciones mayores de la pintura de todas las épocas, y aunque en la fotografía aparece de manera natural podemos conseguirla de diferentes maneras.

No obstante, y aunque la fotografía, en principio, se asemeja a la estética clásica renacentista y barroca, donde la perspectiva es fundamental, también existen grades fotos en las que la sensación de espacio se pierde por completo, y el único área existente es el mismo del encuadre, cuyos códigos compositivos son totalmente diferentes.

Existen cuatro, o cinco, formas de conseguir sensación de espacio en una fotografía, que se pueden combinar entre sí, dependiendo de si la composición que usamos es más simple o más compleja.

La línea del horizonte

La primera forma de crear espacio es con la colocación de la línea del horizonte. Una línea del horizonte baja da la sensación de más espacio que una línea del horizonte alta. Jugando con su colocación podremos definir la sensación del tamaño del lugar que estamos fotografiando.

La línea del horizonte es una referencia que debe ser paralela al plano del encuadre, e, idealmente, colocarse a la altura de los ojos del observador. La colocación subjetiva de la línea del horizonte permitirá dar la sensación de si estamos incluidos en el lugar, o bien por encima de él, o por debajo.


Un horizonte bajo, incluso por debajo del encuadre da la sensación de que estamos muy por debajo de la escena, sobre todo cuando el plano es contrapicado y todas las líneas son ascendentes, como en la «Inmaculada» de Murillo. Por el contrario un horizonte alto, por encima del encuadre, sobre todo cuando el plano es picado, da la sensación de que estamos por encima de la escena, como en «Chicos en la playa» de Sorolla.

La superposición

La superposición, o punto de vista ascendente, es una forma de lograr sensación de perspectiva típica de la pintura china y japonesa. Consiste en dividir el encuadre en varias franjas y colocar abajo un primer plano con elementos más detallados (rocas, arbustos, árboles, etc.), y a medida que se va subiendo elementos más generales y menos definidos. Se consigue así un paisaje a vista de pájaro.

Cuando no hay líneas que nos permitan establecer claramente una perspectiva geométrica esta es una forma muy eficaz de disponer los elementos de un paisaje. En fotografía es mucho más habitual de lo que se pudiera pensar, aunque no con el mismo aspecto que en la pintura china y japonesa, ya que estas no tiene en cuenta las reglas de la perspectiva.

La perspectiva

Podemos distinguir tres tipos de perspectiva: geométrica, aérea y del color.

La perspectiva aérea implica que los objetos más alejados tienen menor nitidez (acutancia) que los que están más cerca, por efecto de la atmósfera que se interpone entre ellos. En fotografía esto se consigue con bastante facilidad puesto que a pesar de usar aperturas pequeñas vamos a tener este efecto, aunque se puede potenciar utilizando aperturas un poco más grandes y permitiendo un ligero desenfoque del fondo.

La perspectiva del color es un efecto que se da en los colores de los objetos. A mayor distancia los colores se ven más apagados y más tendentes al azul y el gris. En fotografía potenciaremos este efecto si evitamos usar colores demasiado brillantes.

La perspectiva geométrica es la gran conquista de la pintura renacentista. Existe una relación matemática entre tamaño y distancia, y una convergencia de las líneas que se alejan, que se juntan en un punto de fuga. Las líneas verticales y horizontales son paralelas entre sí, y con el marco del cuadro, mientras que las oblicuas convergen en uno, o más, puntos de fuga, dependiendo de la complejidad de la composición, y dentro o fuera del área fotografiada. Los pintores tienen que hacer complicados cálculos matemáticos para conseguir este efecto, pero en la fotografía esto se hace de manera natural.

Perspectiva geométrica

Perspectiva aérea

Perspectiva del color

Si en una fotografía incluimos líneas, o series de puntos, enseguida conseguiremos potenciar esa creación de la perspectiva geométrica. Las líneas que se alejan convergerán claramente en un punto de fuga, y las líneas horizontales serán paralelas al marco, pero las líneas verticales, por efecto de las lentes, tienden a converger en un punto de fuga. Cuanto más baja sea la focal más distorsión de las líneas verticales, e incluso de la horizontales, especialmente si usamos un ojo de pez, y cuanto más alta sea más paralelas con el marco, y más sensación de realidad.

En las fotografías panorámicas, compuestas por varias fotos, la distorsión de las líneas horizontales es muy grande cuando estas se toman desde un solo punto rotando la cámara.

Las franjas

La tercera forma de conseguir sensación de espacio es colocando el motivo fotografiado más cerca o más lejos. ¿Y cómo se consigue eso? Imaginaos el área del encuadre dividido en tres franjas, la primera va del borde inferior hasta la parte baja del motivo fotografiado (suelo), la segunda abarca la altura del motivo fotografiado (fondo), y la tercera va desde la parte alta del motivo fotografiado hasta el borde superior del encuadre (vuelo o cielo). Pues bien, jugando con el tamaño de estas tres franjas podemos dar mayor o menor sensación de cercanía del motivo fotografiado. Si el suelo es muy ancho dará sensación de lejanía, si el cielo es muy ancho dará sensación de estar en un espacio abierto, si el suelo es muy estrecho, o incluso desaparece, dará sensación de cercanía, si el vuelo es muy estrecho o desaparece parecerá que está en un sitio más encajonado. Todo dependerá de lo que se quiera expresar.

La diagonal

La quinta forma de conseguir sensación de espacio es usando líneas diagonales que atraviesen el encuadre de parte a parte. En sí misma no es una manera de mostrar el espacio, si no de dar dinamismo a la composición, pero ese dinamismo hace que la vista recorra la escena proporcionando esa sensación de espacio.

Cuando hay una relación de tamaño en esa diagonal, de manera que el primer plano, en un extremo, se muestra mucho más grande que el último, en el otro, se llama escorzo.
Índice

  1. Proemio
  2. Introducción
  3. El encuadre
  4. Los elementos elementales
  5. El espacio
  6. El orden
  7. Unidad y variedad
  8. Simetría y asimetría
  9. Figura y fondo
  10. Claros y oscuros
  11. Los esquemas compositivos elementales
  12. El retrato
  13. El paisaje
  14. Edificios
  15. El bodegón
  16. Las decisiones rápidas de la fotografía callejera
  17. De la belleza por que sí
  18. Conclusión
  19. Cómo analizar la composición de una foto

Descargar completo en PDF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s