Principios elementales de composición: Introducción

Introducción

La fotografía, como la pintura, es un arte que se presenta en un área de dos dimensiones. La composición es el arte de seleccionar y distribuir lo que aparece en esa área para:

1º.- Que sea bello
1º.- Que comunique algo
1º.- Que despierte una emoción

Tres personas distintas y un solo objetivo verdadero. La diferencia está en que el pintor es consciente, en todo momento, de dónde pone y dónde no pone las cosas, mientras que el fotógrafo puede apretar un botón y queda grabada una escena, que puede estar bien compuesta por casualidad. Le basta con la vieja regla de ponerse de espaldas al sol encuadrar y disparar, en el fondo es una forma de composición elemental, sin conocer los principios que la rigen.Aunque en los últimos años se han popularizado reglas de composición para los fotógrafos, estas no son más que simplificaciones en las que los pintores, los que auténticamente han compuesto imágenes a lo largo de los siglos, jamás pensaron. Para aprender a componer, pues, es necesario fijarse en los grandes artistas de la historia del arte, los grandes pintores, ya que nuestro código no deja de ser el mismo, y fijarse en cómo ellos colocan los objetos, distribuyen el espacio y trabajan las proporciones; y acabaremos por ver, por ver la luz bañando la escena, los ritmos, las proporciones, los colores, los temas, los motivos…

La composición de una obra de arte implica un planteamiento de lo que queremos lograr, que, a la postre, se torna en mucho más decisivo que la técnica. Ello supone ordenar los elementos que aparecen para que resulten estéticos, interesantes, armoniosos, equilibrados, ordenados, tanto si los colocamos nosotros como si buscamos ese orden en la realidad.

Estaríamos en un error si pensáramos que solo ha habido una forma de componer, por los pintores, a lo largo de la historia. La pintura prehistórica carece de composición. Al no tener limitaciones de espacio lo que importa es el propio motivo, aislado del resto. No obstante, en la pintura esquemática, en las escenas de caza que aparecen a finales del Paleolítico, muestran un principio de composición, ya que están en relación unas de otras.

La composición, propiamente dicha, comienza en el Neolítico, cuando aparecen las ciudades, y en ellas las cabañas, y las restricciones de espacio son evidentes. Se hace necesario ordenar, distribuir y ajustar formas y tamaños. En Persia, en Egipto y en muchas culturas antiguas, una posición más alta, o un tamaño más grande indicaba importancia, y no tenía que ver con juegos de perspectiva. Por otro lado, la composición está al servicio de la narrativa, ya que se cuenta una historia, con lo que carecen de un punto central dominante. Será en Grecia y en Roma cuando la composición se asemeje a nuestros códigos actuales, pero es una época de la pintura mal conocida.

Durante el Románico y el Gótico la composición debía ajustarse a las reglas de adaptación al marco, el horror vacui, y el tamaño y la posición dependiendo de la importancia. Para ellos lo más importante era el mensaje, sin importar demasiado la imitación de la naturaleza. Adquirió importancia el conjunto, los retablos son su máxima expresión, en los que las distintas escenas estaban subordinadas la mensaje que se debía narrar. Incluso el templo entero tenía su composición, colocándose cada escena en un lugar concreto, lo que de por sí implicaba un mensaje. Nada era casual, las simetrías, las diferencias entre la derecha y la izquierda, entre lo de arriba y lo de abajo, su simbolismo y sus contrastes son continuos.

Todo cambia con el Renacimiento, cuando el ser humano y la naturaleza se ponen en el centro de las preocupaciones sociales, y los pintores procuran la imitación de la realidad, dominando por completo la perspectiva, tanto geométrica, como aérea y del color. El barroco añadiría la preocupación por la luz, en sus dos tendencias, el naturalismo (tenebrismo) con la escuela de Caravaggio y el eclecticismo (clasicismo) con la escuela de los Carracci. En el Barroco comienzan a complicarse las composiciones, y ya no se conforman con figuras geométricas, más o menos complejas, si no que juegan con el dinamismo de las curvas, contracurvas, espirales, etc.

A partir del impresionismo, y con la revolución que suponen las vanguardias históricas, todos estos principios compositivos se rompen. Ya no hay que componer imitando la realidad, pero surge una preocupación por la composición mayor, obsesionándose por la distribución y la comunicación de las formas, los colores y las texturas en el cuadro mismo. El cuadro ya no requiere interpretación, incluso se huye de la interpretación. Se pretende, simplemente, resultar bello.

La fotografía es heredera directa de la estética renacentista y barroca, y aunque hay fotos que se apartan de ella, es fotografía que se adentra en los principios compositivos de las vanguardias históricas.

Pero ¿puede la fotografía seleccionar, poner, quitar y distribuir lo que aparece en ella como lo hacen los pintores? Pues depende. En la fotografía de estudio sí. En la fotografía de estudio podemos recrear completamente una escena, poner y quitar lo que queramos, iluminarlo como deseemos, y esto tanto si es un retrato como un bodegón o cualquier otra cosa.

Si salimos al exterior la cosa cambia, porque el marco, el escenario, nos viene dado, y no podemos cambiarlo; aunque podamos poner y quitar algunos elementos, y elegir un punto de vista u otro.

Lo que sí podemos determinar es dónde y cómo se coloca el motivo que vamos a fotografiar; y controlar las luces. Así que sí, si salimos al exterior también podemos componer, en alto grado.

Otra cosa es la fotografía callejera, social, de eventos, y en general aquella fotografía de ocasión en la que lo que fotografiamos no está puesto ahí para nosotros. Aún así muchas veces podemos elegir el punto de vista, el encuadre, y hasta la colocación en la foto del motivo principal. Si el suceso es único y rápido hay pocas oportunidades para componer, pero cuando se repite, y hay muchas cosas en la calle que se repiten aunque no lo parezca, sí que tenemos más ocasiones para componer.

Pero, ¿y si no queremos hacer una obra de arte?, ¿y si todo lo que pretendemos es sacar objetivamente algo que nos interesa? Estamos en el campo de la fotografía técnica, que tiene sus propios códigos, en la que lo importante es enseñar el objeto de interés completo y en sus proporciones, incluso con referencias para que se puedan tomar medidas, ángulos, distancias y hacer cálculos. Eso también requiere un esfuerzo de composición, y, aunque sea secundario, no tiene por qué dejar de ser bella, ni de valorar si podemos utilizar algunas de las técnicas de composición artística que veremos a continuación. En el fondo, mucha de la fotografía publicitaria es fotografía técnica que aplica estos principios.

La composición de, por ejemplo, «El juramento de los Horacios» no tiene nada que ver con la regla de los tercios, no hay nada en los supuestos puntos fuertes, por el contrario las líneas de fuerza, la diagonales, dirigen la mirada sobre un punto concreto, los Horacios tienen una disposición triangular, mientras que las mujeres de la derecha tienen una disposición en curvas. Todo mucho más complejo y pensado.

Índice

  1. Proemio
  2. Introducción
  3. El encuadre
  4. Los elementos elementales
  5. El espacio
  6. El orden
  7. Unidad y variedad
  8. Simetría y asimetría
  9. Figura y fondo
  10. Claros y oscuros
  11. Los esquemas compositivos elementales
  12. El retrato
  13. El paisaje
  14. Edificios
  15. El bodegón
  16. Las decisiones rápidas de la fotografía callejera
  17. De la belleza por que sí
  18. Conclusión
  19. Cómo analizar la composición de una foto

Descargar completo en PDF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s