La falacia lógica del «diseño inteligente»

A poco que analicemos los argumentos de los defensores del diseño inteligente nos daremos cuenta de que siempre tienen la misma estructura lógica:

La evolución a
requiere de pruebas b (las pruebas a las que se refieren varían)
puedo demostrar que esas pruebas son falsas No-b
luego existe un diseñador inteligente c

Si a entonces b
como No-b
luego c

Para llegar a esta conclusión se nos pide que asumamos una falacia de falso dilema: las dos únicas alternativas son a ó c (la evolución o el diseño inteligente).

La forma correcta de argumentar sería

Si a entonces b
como No-b
luego No-a

Algunos argumentos están un poco mejor elaborados, pero no dejan de apelar a la falacia del falso dilema:

Si a entonces b
como No-b
luego No-a
Si No-a entonces c

Es posible ver que los defensores del diseño inteligente sólo nos piden que asumamos la falacia del falso dilema una vez que han establecido No-b. En este sentido los defensores del creacionismo son más sinceros, ya que plantean desde un principio que sólo hay dos alternativas: a ó f (o la evolución o un creador f). Sigue siendo una falacia de falso dilema pero por lo menos no te encuentras la sorpresa al final.

Los defensores del diseño inteligente dejan el razonamiento en la afirmación de c, pero es evidente que se hace necesario el siguiente razonamiento:

El diseñador inteligente c
sólo piensa el diseño d
para que aparezca en el mundo real e
se necesita un creador f

Si c entonces d
Si d entonces e
Si e entonces f
Luego c entonces f

Con lo que se llega a la conclusión de que el diseñador es el creador. Esto sigue siendo una falacia, porque el diseñador no tiene por qué ser el creador; pero los defensores del diseño inteligente evitan esta controversia.

Y un detalle final, toda su argumentación se sostiene sobre No-b, es decir en la negación de las pruebas de la evolución. La evolución es la única parte que pone sobre la mesa pruebas materiales positivas, los defensores del diseño inteligente no ponen ni una. Todas sus pruebas son «negativas», es decir, tratan de demostrar que las pruebas de la evolución no son tales. Uno se puede poner boca arriba, boca abajo, de espaldas o de frente, pero no encontrará ni una sola prueba material positiva que sostenga la existencia de un diseñador inteligente.

Todo esto, por supuesto, asumiendo que las pruebas negativas de los defensores del diseño inteligente son verdad, que esa es otra discusión. En realidad ninguna de ellas es verdad, por lo que no pueden demostrar No-b. Si la estructura lógica de su razonamiento ya se había caído por causas internas el no poder demostrar No-b lo convierte todo en un sinsentido.

Anuncios

2 comentarios en “La falacia lógica del «diseño inteligente»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s