Alexánder Aliojin (Alekhine)

Alexánder Aliojin (Alekhine en francés) nació en Moscú el 31 de octubre de 1892 y murió en Estoril el 24 de marzo de 1946. Aprendió a jugar a de niño, pero no destacó hasta su adolescencia. Procedía de una familia noble de Rusia. Sus padres desatendieron la educación de sus hijos, fue criado por su abuela. Su padre era ludópata y su madre murió alcoholizada en 1913. Tendencia al alcoholismo en la que calló el propio Aliojin. A pesar de todo Aliojin no descuidó su formación, conocía varios idiomas y se licenció en Derecho.Sus primeros éxitos ajedrecísticos datan de 1908, en un fuerte torneo de aficionados. El 1909 gana el torneo de San Petersburgo. El estallido de la primera guerra mundial le pilla fuera de Rusia, pero él regresa tan pronto como puede. El estallido de la revolución Rusa le puso en una situación incómoda, por su condición aristocrática. No obstante, gracias a la afición de Lenin por el ajedrez fue protegido. En 1920 se hace con la victoria en el primer campeonato soviético. Pero la revolución se convertía a ojos vista en una dictadura de terror y Aliojin escapó de la barbarie refugiándose primero en Berlín y por último en París (1921), y adoptó la nacionalidad francesa.

Algunos historiadores soviéticos afirman que Aliojin comenzó a prepararse para jugar el campeonato del mundo contra Capablanca en 1911, cuando aún era campeón Lasker. En 1921 abandonó Rusia con la intención de enfrentarse a Capablanca, y de apartarse de la dictadura comunista que tanto estaba empobreciendo en país. El torneo de Nueva York de 1924 fue un duro golpe para sus pretensiones. Capablanca se había proclamado campeón un año antes, y en ese torneo quedó muy por encima de Aliojin. Además, Capablanca ponía unas condiciones muy duras. Aliojin debía poner 10.000 dólares en la bolsa, 5.000 para premios y 5.000 para la organización. Sus resultados deportivos bajaron, por lo que se dedicó un año a estudiar. En 1925 venció en los torneos de Baden-Baden, Hastings, París y Berna, pero no aparecían los mecenas que quisieran financiar su encuentro con Capablanca. En 1926 venció en los torneos de Scarborough, Buenos Aires y Birmingham.

Tras su segundo puesto en el torneo de Nueva York de 1927, que le daba derecho a retar a Capablanca, el gobierno argentino asumió todas las condiciones, a cambio de que la sede del encuentro fuese Buenos Aires, y en estas condiciones se produjo el encuentro. Nadie confiaba en las posibilidades de Aliojin. Capablanca era un héroe para toda América. Sólo Lasker, Tartákover, y Reti veían posibilidades para Aliojin. Y, por supuesto, estaba su absoluta voluntad de ganar: «no sé cómo podré ganar seis partidas a Capablanca, pero tampoco sé como me las podrá ganar él a mí», afirmó.

El encuentro por el título mundial comenzó el 16 de septiembre de 1927 en Buenos Aires (Argentina), y terminó el 30 de noviembre. Se trata de uno de los enfrentamientos más apasionantes de la historia del ajedrez. Aliojin se preparó a conciencia: llegó a Buenos Aires semanas antes, llevó una vida intachable, con una dieta adecuada, ejercicio físico y escogió como analista a uno de los mejores jugadores argentinos de la época, Roberto Grau. Capablanca, por el contrario, trasnochó y menospreció al capacidad de su rival. Aliojin ganó la primer partida. Capablanca se repuso y ganó la tercer y la séptima, pero Aliojin ganó la novena y el resultado del encuentro empezó a ser incierto. La voluntad de ganar de Aliojin marcó la diferencia. Cuando llevaban disputadas 34 partidas Aliojin ganaba por 6 a 3. Capablanca envió un telegrama a Aliojin felicitándole por su victoria. Capablanca trató de lograr un encuentro de revancha, pero Aliojin siempre se lo negó.

El triunfo de Aliojin sobre Capablanca provocó una conmoción en el mundo del ajedrez, ya que se consideraba a este poco menos que invencible. A su regreso de Buenos Aires Aliojin pasó por Barcelona donde se le hizo un recibimiento espectacular, muy diferente de lo que ocurrió en París, donde vivía, donde sólo fueran a recibirle unos pocos amigos y sus compatriotas exiliados. Los periódicos franceses sólo publicaron una nota, y unas supuestas declaraciones de Aliojin en contra de la revolución bolchevique, lo que le valió la enemistad de los comunistas.

Aliojin pone su título en juego, por primera vez, en 1929 contra Bogóljubov y obtiene el primer puesto en los diez torneos que juega entre 1929 y 1932. No obstante pone todos los impedimentos posibles para celebra un nuevo encuentro con Capablanca. Sus relaciones pasan de la amistad al odio acérrimo.

A partir de 1933 los resultados deportivos de Aliojin no son tan espectaculares. Añora su patria (a la que nunca podrá volver, debido a la dictadura estalinista) y comienza a sufrir dolencias cardiacas.

En 1935 se concierta un encuentro por el campeonato del mundo contra un holandés que supuestamente es muy inferior a el: Euwe, pero cae derrotado. Aliojin está enfermo y, encima, comienza algunas partidas medio borracho. En las condiciones del encuentro se había pactado un encuentro de revancha, que se celebró en 1937, y en el que recuperó el título mundial. Su siguiente rival debía de ser un soviético: Botvínnik. El encuentro se pactó en Moscú, pero el comienzo de la segunda guerra mundial frustró su celebración.

Durante la segunda guerra mundial se alistó en el ejército francés e hizo de intérprete para De Gaulle. Fue hecho prisionero, pero Hitler consideró que le sería más útil si se dedicaba a jugar al ajedrez en los territorios ocupados. Su participación en estos torneos le valió el desprecio de sus colegas, que le pasaron factura tras la guerra, vetándole en todos los torneos. Murió en Estoril en 1946, pobre y desamparado, pero aún siendo poseedor del título mundial.

Defensa Aliojin

Aliojin también elaboró un sistema de defensa muy sólido.

1.e4 Cf6 y normalmente se responde 2.e5 Cd5 *

Campeonatos del mundo

Año: 1927

Ciudad: Buenos Aires (Argentina)

Contrincantes: Capablanca contra Aliojin

Resultado: 15,5 – 18,5

Campeón: Aliojin (6 ganadas, 3 perdidas, 25 tablas)

Año: 1929

Ciudad: Berlín, Wiesbaden, Heidelberg (Alemania), Amsterdam y La Haya (Holanda).

Contrincantes: Aliojin contra Bogóljubov

Resultado: 15,5 – 9,5

Campeón: Aliojin (11 ganadas, 5 perdidas, 9 tablas)

Año: 1934

Ciudad: Villingen, Núremberg, Karlsruhe, Pforzheim, Stuttgart, Bad Kissingen, Baden-Baden, Mannheim, Freiburg, Bayreuth, Berlin y Múnich (Alemania).

Contrincantes: Aliojin contra Bogóljubov

Resultado: 15,5 – 10,5

Campeón: Aliojin (8 ganadas, 3 perdidas, 15 tablas)

Año: 1935

Ciudad: Amsterdam, Eindhoven, Groninga, Rótterdam, Hertogenbosch, Zandvoort, Utrecht, Baarn, Delft, Gouda, Zeist, Ermelo y La Haya (Holanda).

Contrincantes: Aliojin contra Euwe

Resultado: 14,5 – 15,5

Campeón: Euwe (9 ganadas, 8 perdidas, 13 tablas)

Año: 1937

Ciudad: Amsterdam, Groninga, Rótterdam, Haarlem, Delft, La Haya y Leiden (Holanda).

Contrincantes: Euwe contra Aliojin

Resultado: 9,5 – 15,5

Campeón: Aliojin (10 ganadas, 4 perdidas, 11 tablas)

Frases célebres que se le atribuyen

«La apertura de la posición en el centro, terminará siempre por favorecer al bando que tenga superioridad de espacio».

«Cuando en cierta ocasión le preguntaron a Aliojin si llevaba su pasaporte consigo el contesto: para que necesito el pasaporte si soy el campeón del mundo».

«No sé cómo podré ganar seis partidas a Capablanca, pero tampoco sé cómo me las podrá ganar a mí».

«El ajedrez es vanidad».

«Nunca antes hubo ni volverá a existir un genio igual». (Cuando se entero que falleció Capablanca).

«Alguna vez los hombres tuvieron que ser semi-dioses; si no, no hubieran inventado el Ajedrez».

«Soy Aliojin, campeón mundial de ajedrez. Tengo un gato llamado Ajedrez. No necesito documentación». (En la frontera polaca cuando le pidieron el pasaporte y no lo llevaba).

«No sé cómo podré ganar seis partidas a Capablanca, pero tampoco sé como me las podrá ganar él a mí».

«En esta partida, los nervios me dominaron por primera vez». (3 partida del campeonato del mundo Capablanca-Aliojin 0-1, 1927).

«El método para ganar consiste en ir alternando el avance del peón pasado con amenazas contra el rey negro. Primero, las blancas deben dominar la importante diagonal a1-h8». (29 partida del match por el titulo mundial Capablanca-Aliojin 1-0).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s